Seguidores

TU BÚSQUEDA

Búsqueda personalizada

sábado, 3 de enero de 2015

EL HADA DE LOS SUEÑOS, UN PRECIOSO CUENTO ESCRITO POR ANDREINA CASTRO.


Había una vez un hada que vivía en una caja azul. Era el hada de los sueños. Por las noches se colaba en las habitaciones de los niños y fabricaba un sueño que les dejaba en la almohada, para que les acompañara mientras dormían, pero muy cerca de la caja del hada, había un agujero, en el que vivía el enano de las pesadillas.

Al enano le daban mucho miedo los sueños y por eso, si el hada había dejado a los niños un bonito sueño, el enano de las pesadillas no entraba en la habitación, pero el hada era muy tímida y no quería que nadie la viera, por eso, no se acercaba a la cama de los niños que no dormían y si el enano oía que lloraban o que estaban despiertos, sabía que allí no había ningún sueño; entonces entraba de puntillas, escondiéndose entre las sombras, sin hacer ningún ruido, para dejar sus horribles pesadillas debajo de la cama.
El hada trabajaba tanto y estaba tan cansada que un día se quedó dormida en su caja azul y durmió durante cuarenta días seguidos y el enano aprovechó los cuartos vacíos de sueños para llenarlos de pesadillas tan espantosas, que hacían que los niños salieran corriendo a dormir con sus padres y durante ese tiempo nadie pudo dormir tranquilo, con monstruos y fantasmas acechando en malos sueños.

Cuando el hada de los sueños se despertó y vio lo que había pasado por su culpa, decidió hacer algo al respecto para reparar todo lo que el enano había hecho. Se encerró tres días y tres noches en su caja azul, fabricando el sueño más grande y maravilloso que nadie había soñado jamás y cuando lo terminó esperó a que todo el mundo estuviera dormido y se metió en el agujero del enano para dejarle aquel regalo en su almohada y tan fantástico era aquel sueño, que el enano no se despertó nunca más y el hada pudo descansar tranquila, sabiendo que nadie asustaría a los niños con feas pesadillas, aunque ella se quedara dormida.



Por eso, por las noches hay que hacer poco ruido, para no despertar al enano de las pesadillas y si no se sueña nada, es que el hada de los sueños, se ha quedado dormida en su caja azul.

Cuento escrito por Andreina Castro en el taller del Sistema de Niños y Jóvenes Escritores de Venezuela dictado en Petare en abril de este año.
http://www.casauslarpietri.org

ESTOY EN TODO COLECCIÓN

ESTOY EN TODO COLECCIÓN
MIRA LAS OFERTAS

Mi lista de blogs

DUNALUNA EN GOOGLE +.... diferente Y SORPRENDENTE