Seguidores

TU BÚSQUEDA

Búsqueda personalizada

domingo, 8 de diciembre de 2013

AL CIELO UNA MIRADA LARGA BUSCANDO UN POCO DE VIDA ...DE LA CANTANTE CUBANA CELIA CRUZ !



Al cielo una mirada larga

buscando un poco de mi vida

mis estrellas no responden

para alumbrarme hacia tu risa

Olas que esfuman de mis ojos

a una legión de tus recuerdos

me roban formas de tu rostro

dejando arena en el silencio

te busco perdida entre sueños

el ruido de la gente

me envuelven en un velo

te busco volando en el cielo

el viento te ha llevado

como un pañuelo viejo

no hago mas que rebuscar

paisajes conocidos

en lugares tan extraños

que no puedo dar contigo

En cualquier huella te persigo

en una sombra te dibujo

huellas y sombras que se pierden

la suerte no vino conmigo

....y te busco

Celia Cruz

viernes, 6 de diciembre de 2013

PRECIOSO CUENTO SOBRE LA HISTORIA DEL HADA MOIRA Y EL DUENDE DE NOMBRE KRULL



En un precioso y frondoso bosque vivían duendes y hadas. Cada uno se dedicaba a lo suyo. Los duendes en proteger a las personas, tanto cuando ingresaban a él, como cuando estaban en sus casas. Las hadas por su parte endulzaban el aire con sus bellas canciones y revoloteos brillantes sobre las flores y los árboles.



También estaban las hadas y duendes malos, que hacían conjuros para hacer el mal cuando eran invocados por personas que así lo quisieran. Un día el Hada Moira (que era de las buenas), revoloteaba entre las flores y los árboles; ella no sabía que Krull (un duende) la estaba espiando desde la base de un roble; y que había quedado embelesado al verla.



Los duendes tenían prohibido acercarse a las hadas. Krull intentó resistirse, pero su corazón latía cada vez con más fuerza al verla. Ya estaba por irse Moira, cuando Krull le silbó desde abajo del árbol.



"Hola, soy Krull, ¿y tú?" Ella al verlo se asustó, pero sintió dentro suyo algo especial. Le contestó: “Soy Moira”. 


El duende le pidió que bajara a la base del árbol. Moira recordó que no estaba permitido hacerlo. Pero igualmente, se acercó a él. Fue amor a primera vista, no lo podían creer. Estuvieron abrazados por largo tiempo, charlando como si se conocieran de otra vida.

De pronto desde lo alto cayó un rayo sobre ellos, proviniente de quién sabe qué poder supremo, pues aquel amor era algo que no debía permitirse. 
Ambos murieron abrazados, y con el tiempo al pie del árbol crecieron dos pequeños robles entrelazados. Entre las hadas y los duendes se comentaba, que todos los años el mismo día de la muerte de Moira y Krull, los robles brillaban y emitían murmullos con palabras de amor.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

HE SENTIDO LA LLUVIA EN EL ROSTRO COMO EL HELADO BESO DE LA NOCHE.


He sentido la lluvia sobre el rostro
como el helado beso de la noche
en la ciudad inhóspita y vacía.
Como la amarga hiel de tu abandono
que satura de escombros mi horizonte.

Y una vez más la lluvia gris y sucia
se mezcla con mis lágrimas
para rodar por mis mejillas yertas
hasta el abismo de tu mudo adiós.

¿Qué has dejado de mí? Apenas nada:
Huesos enamorados, sangre seca,
ojos perdidos en la nada ausente,
polvo de una pasión que compartiste
hasta que el viento te mudó el semblante.

Soy un lamento triste que camina
sobre la negra alfombra de las calles
con el timón clavado hacia otros rumbos
que me alejen del pie de tu ventana
donde caería rendido, de rodillas,
suplicando otra vez que me engañaras
a cambio de volver, por un instante,
a tener en mis ojos tu mirada,
de volver a sentir sobre mis dedos
la seda tibia de tu piel desnuda.

Y yo también puedo escribir los versos
más tristes esta noche, con Neruda.

© 2002 José Luis Bermejo (El Seneka)

lunes, 2 de diciembre de 2013

PRECIOSO POEMA DE EL HADA ERRANTE ..


Soy la ternura que escondida está en tu alma,
yo soy la voz que a tus silencios le da vida, 
cuando el amor viene a robarte fantasías. 
a mí te aferras, 
me utilizas,
me cambias, 
de ser voz propia, 
paso a ser tu voz sentida.
 pongo en tus labios la dulzura de la rima...
soy el canto de esperanza,
que te anima, 
asi de simple soy yo.
 un alma huída de la fantasía del bosque,
obligada a viajar errante,
 por el mundo del amor que sólo da un hermoso instante.

viernes, 29 de noviembre de 2013

ESTE ES EL CUENTO SOBRE LA NIÑA QUE CREÍA EN LAS HADAS


Amor de Elfos
Erase una vez una niña que creía en los cuentos de hadas que su mamá le contaba. Creía en el amor, tenía la esperanza que algún día lograría hacer sus sueños realidad. Yo sí creo en las hadas las hadas, bellas hadas con las que quiero volar con sus alas, pediré a su varita mágica que me conceda un deseo, cierro mis ojos y veo que todo puede hacerse realidad.
 Bosque de Elfa
La niña creció pero aún cree en las hadas y abrazada a su almohada, ella sueña despierta con su príncipe azul ,en su caballo blanco piensa como sería cuando lo encontraría
Mujer Elfa

Yo si creo en las hadas, las hadas bellas, hadas quiero volar, con sus alas pediré a su varita mágica que me concedan un deseo, cierro mis ojos y veo que todo puede hacerse realidad; 
Así se dormía todas las noches imaginando y con estas palabras se quedaba dormida..

-Un tesoro encontrarás, con la lupa de la magia veras estrellas encendidas que te van a iluminar.

 -Es solo creer que surgen en tu vida justo cuando necesitas en tu historia un final feliz tendrás.

- Yo si creo en las hadas volar y que con sus alas me concedan un deseo, cierro mis ojos y veo que todo puede hacerse realidad...

HADAS MALVADAS; TAMBIÉN LAS HAY. CONOZCAMOS HOY A LAS YARTHKINS.. DE LAS PEORES!!

Es lógico y de lógica es concluir que siendo este mundo la unión de opuestos y que uno sin otro no pueden existir, que las hadas no sean solamente esas dulces criaturas que tanto desearíamos contemplar como parte de nuestra vida. También existen hadas... como queramos llamarlas... negras, malvadas, que dan ese mencionado opuesto a su pariente buena.


No obstante existen distintos tipos de hadas, digamos que podríamos graduar una escala e iríamos de peor a mejor. Y hoy vamos con la parte baja de esa escala. No se si el cero, jajaja, pero cerca le anda. Nada especial ya que nosostr@s, human@s, nos atenemos a la misma norma.






Las hadas malvadas son fáciles de distinguir tienen un humo negro a su alrededor, devuelven los insultos, son vengativas. Por eso son apartadas del Reino de las hadas y viven en soledad, muy alejadas del núcleo grupal.

En Lincolnshire en Inglaterra existen unas hadas pequeñitas y muy malas que se llaman Yarthkins y que se divierten molestando a los humanos con sus maldades. 


La Reina de las hadas cuando manda a atraparlas el castigo que  les impone es pasar un año en la tierra convertidas en un perro negro cimarrón, luego retornan a la tierra de las hadas.

De todas las especies de hadas son las que mayor altura poseen entre 1.45 mts y 1.50 mts. No son tan bellas como las hadas buenas o las neutrales, pero son una raza numerosa. Son rubias y pelirrojas de pelo largo, lo usan recogido con una cola de caballo y otras se lo cortan cortito para despistar. 
Se asemejan mucho a las mujeres humanas salvo por sus orejas que son puntiagudas y sus ojos grandes y redondos. La hadas malignas poseían los cuatro pares de alas pero en un ritual sangriento llegada a la edad adulta se las cortaron y con el tiempo le salieron dos, a las hadas bebés malignas que iban naciendo diferenciándose de las demás hadas bondadosas.
Pueden reproducirse con facilidad pero no quieren porque odian a sus bebés y no desean hacerse cargo de ellos ya que parece que por destino, todos enferman. Mueren de angustia y de pena por tanta soledad.
Hay muchas obras que se le atribuyen a las hadas comunes pero hay que separar a las buenas de las malas. Por eso existe la Corte de las hadas. Las cuales se separa a las buenas de las malas. Tanto así que una de las obras de las hadas malvadas es el robo o secuestro de bebés humanos para sustituirlos por los suyos, a los que odian y aborrecen; y en ocasiones dejan morir.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

KELPIES ESCOCESES: VIVEN EN EL AGUA Y DE NOCHE SE CONVIERTEN EN PRECIOSAS MUJERES

En Escocia son conocidos por el nombre de Kelpies unos sere mitologicos que vivian en los lagos de este bonito pais. De día no se les veía y de noche se convertían en unas preciosas mujeres que deseaban tener contacto con los hombres del lugar,pero según se cuenta ellos tenían mucho miedo pues ellas vivían en el agua y muchos de estos hombres enamorados de estas criaturas perecieron ahogados y no se volvía a saber nunca de ellos...
Pero sepamos un poco más de esta fascinante creencia:


Un kelpie o caballo acuático (each uisge en gaélico) es una criatura fantástica perteneciente a la mitología celta. Estas criaturas serían seres espirituales, que según las leyendas vivirían en los lagos, ya que serían espíritus del agua. Los kelpies se aparecerían ante los seres humanos usualmente tomando forma de caballo, aunque también puede tomar forma humana e incluso hay versiones en las que se representa como una especie de hipocampo.

De carácter eminentemente maligno, este ser suele aparecerse en las inmediaciones de los lagos escoceses. En forma humana, su aspecto es el de un hombre o mujer empapada y de revuelta cabellera que intenta ganarse la confianza de los viajeros para atraerlos al lago y lanzarlos al agua. También puede saltar sobre la grupa del caballo de los jinetes viajeros y hacerles perder el control del animal, dirigiéndolos hacia el interior del lago. En su forma equina, aparece como un magnífico ejemplar negro como la noche o deslumbrantemente blanco, de salvajes ojos pero comportamiento dócil. 


Cualquier viajero que monte sobre su grupa será testigo impotente de cómo el kelpie galopa hasta el lago y se lanza a la parte más honda junto con el jinete, que puede verse en graves apuros si no sabe nadar. La única forma de escapar de este destino es cambiar las bridas que lleva el kelpie por otras, lo que hará que la criatura quede bajo el total dominio del jinete.


Parece haber cierta distinción entre los kelpies de lagos de agua salada y los de agua dulce. 


Mientras que aquellos que moran cerca de lagos de agua salada se conforman con que su víctima se dé un chapuzón, los kelpies de agua dulce son mucho más peligrosos. Una vez se ha lanzado al agua, el kelpie de agua dulce se revuelve contra su víctima y la devora, dejando como único resto las entrañas del jinete.





UNA LEYENDA POPULAR..

  • Uno de estos extraños seres se encaprichó de un monje muy joven y guapo al que intentaba seducir de todas las maneras posibles.








  • Él la rechazaba con cautela,para no herir sus sentimientos, pero ella lo intentaba una y otra vez hasta que él le dijo que su condición de humano, no era poder vivir en el agua...



  • El santo varón, sin embargo, consiguió resistir sus propósitos arguyendo que primero tenía que aprender a vivir bajo el agua y cómo esto era imposible, la kelpie acabó por despedirse de este proyecto amoroso, no sin antes haber derramado abundantes lágrimas que fueron cayendo por los ríos y lagos a los que ella acudia para intentar calmar su tristeza,segun cuenta la leyenda, se transformaron en guijarros de color azul, a los que los escoceses dan el nombre de "lágrimas de sirenas". recordando siempre la historia de la kelpie enamorada de un santo varón...

martes, 26 de noviembre de 2013

UNA PRECIOSA POESÍA: LAS SIRENAS JUEGAN CON LAS BURBUJAS


Burbujas que llora el mar,
lamentos de mojarrita
porque siendo tan chiquita
le cuesta un poco nadar
intentando atravesar
el océano profundo
silencioso, tremebundo,
oscuro, monumental.

Pero su amiga la espera,
una anchoa aventurera
que tiene su casa hundida:
una ánfora perdida.


Mojarrita entre arrecifes
se esconde del pez espada,
entre corales cuidada
porque el mar es peligroso.
-Aunque este jardín frondoso
me proteja por un rato
¿cómo llegaré enterita
a la casa de anchoita?

Una sirena nadaba
y lamentos escuchaba,
entonces con gentileza
la llevó hasta la penumbra,
noche del mar, tan profunda
que daba miedo llegar.

En ánfora y con tetera
la espera su compañera.
las dos comparten merienda
en casita iluminada,
conversan acaloradas
sobre leyendas del bosque
y en esa vasija vieja
cuentan cuentos de princesas.
Autora: Cecilia Maurig

EL HADA SOLITARIA DE BLANCO SE QUIERE CASAR



La pobre hadita solitaria de blanco se quiere casar, 
llorando implora a las estrellas que el amor la venga a buscar. 
   
No llores niña triste pues tus lágrimas nos hacen sufrir, 
desperdiciarlas por tristeza nunca debería ser así.

Susurra a la madre luna la mas sabia del lugar, 
tus mas ocultos anhelos que a tu corazón hacen llorar.

Concédeme dulce luna, amor y prosperidad,
 para que mis próximas lágrimas sean de felicidad.

No sufras mi preciosa hada, la mas bella del lugar, 
le habló la luna, antes de que te des cuenta un mozo te vendrá a enamorar,
será gentil y hermoso y con él te casarás.

Mil gracias bella luna, a cambio mi compañía jamás te ha de faltar
 en tus noches frías y solitarias, mis canciones por ti velarán 

y

Du.

EL HADA DE LA LUNA ..........POESIA ..


Ayer mirando la Luna,
no me lo podía imaginar,
de sus rayos descendió,
un hada de blanco resplandor.
Se acercó con una melodía,
Se acercó con una melodía,

batiendo sus alas moradas,
dejándome perplejo,
al mirarla a la cara.

Era la más bella
que nunca pude imaginar.
Su voz era vida
que siempre quise encontrar.
Me tendió su mano,
quería llevarme a su hogar,
su mano era terciopelo,
con ella me fuí sin dudar.

Su hogar estaba en la luna, 
un castillo elemental,
un castillo de amatista,
un paraíso sin final.

Allí me quedé para siempre,
enamorado de mi amada, 
mirando a la Tierra,
mientras beso a mi hada.
autor:
Alberto Pellitero 

*Alberto Pellitero es el autor de la poesía que acabas de leer y de tantas otras como El Bosque de los Sueños.

domingo, 24 de noviembre de 2013

LA LEYENDA DEL AULLIDO DEL LOBO CON LA LUNA LLENA



En un tiempo sin tiempo, cerca de uno de los principios, la luna era siempre redonda y lejana, atada detrás del cielo y colgada de la nada entre vacíos.

Miraba el mundo a sus pies coronada de plata y olvido. Y estaba bien mirando en la distancia. Pero una noche, distraída, se acercó demasiado a la Tierra y se le enredaron los dedos en las ramas de un árbol.

Cayó de pie sobre la hierba y de repente le salió al paso una sombra oscura:

- pelo crespo, ojos negros y una sonrisa lobuna. Cabriolas de luz de luna enmarañada de lobo jugando entre arbustos y colinas. Aullidos y risas y rumor de estrellas entre las hojas.

Pero todo lo que empieza acaba y el lobo volvió al bosque y la luna al cielo. Cuenta la leyenda que antes de separarse, la luna le robó al lobo su sombra para vestirse de noche el rostro y recordar el aroma de bosque.

Y que desde entonces el lobo le aúlla a la luna llena que le devuelva su sombra...


lunes, 18 de noviembre de 2013

SELENA Y LAS HADAS DEL ARCOS IRIS: UN BONITO CUENTO DE HADAS


Era una tarde lluviosa y gris, Selena estaba muy triste con la mirada perdida en las colinas; no entendía el porque de esa triste pérdida. Eran tantos los proyectos que habían realizado juntos, tantas tardes de paseo por el bosque,tantos besos, tanto amor;y con ese maldito accidente todo se esfumó como el aire.
Se resistía a tanto dolor, quería que todo volviera atrás que todo fuera como era antes; pero como. Ya no había forma para poder retroceder. Sólo tenía ese pensamiento, dando vueltas en su cabeza.

Al otro lado de su casa, muy cerca de su jardín, estaban reunidas las hadas, no sabían a que jugar pues la lluvia les robaba libertad y ganas de divertirse...



Selena decidió que sería estupendo pasear debajo de la lluvia, por las colina y con su paragüas, tomó un impermeable verde .Ella era una bella joven.

Las haditas al verla salir de su casa decidieron seguirla,para ver que hacía esta humana un día de lluvia y con eso que llevaba sobre su cabeza, que parecia una seta gigante...seguro se iban a divertir se decían unas a las otras..



De repente empezó a escuchar un revoloteo a su alrededor, giró para ambos lados y no vió nada.Pero ella sentía que algo le hablaba...¿pero que podía ser?


Las hadas, estaban aburridas de la lluvia e intentaban jugar con el arco iris,de repente al ver aparecer a la triste joven, en ellas se despertó gran curiosidad y la siguieron saltando de flor en flor;....¿por que está tan triste?.. se preguntaban unas a otras, es humana y es bella se decían...pero ellas claro, de amor no entendían...


zrrmrmwrm.....zrrmrmwrm... ........se llama selena; se decian unas a otras y empezaron a decir su nombre... ¡Selena!....una y otra vez ellas se divertían así...




Pero selena estaba absorta en sus tristes pensamientos,de pronto sintió al oído, una voz muy suave que le dijo:…”Selena la solución la encontrarás al final del arco iris”.
No sabía quien lo había dicho y pensó que estaba imaginando, y siguió caminando como si nada hubiera ocurrido.

Pero ella sentía, que algo le decían y el sonido de ese ligero zumbido.no lo dejaba de escuchar era alegre y sonaba a risitas muy como de pequeñas niñas.
Al día siguiente estaba sentada en su porche contemplando su jardín, mirando hacia las colinas ahí estaba el hermoso arco iris; y recordó lo que le habían dicho al oído.

De repente algo extraño llamó su atención,el arco iris estaba mas cerca que nunca,escuchó que alguien la llamaba por su nombre...

-¡Selena ven no tengas miedo!...un escalofrío recorrió su cuerpo,se levantó esa voz era muy conocida para ella..

Subió hasta la colina, en ella había un hermoso córcel blanco con un gran cuerno en la mitad de su frente, al otro lado había alguien más, pero el sol le daba de pleno y no podía ver quien era. Se acercó un poco más pues la llamaba... !Selena no tengas miedo soy yo!, de repente ella quedo paralizada! No lo podía creer, era su gran amor que mandaba un maravilloso córcel a buscarla para permanecer juntos por siempre...ella no lo dudó ni un sólo momento,subió a lomo de ese hermoso caballo y este la llevó hacia su amor eterno...

Nunca más se supo de ella,su cuerpo nunca apareció; pero se dice que en días de lluvia, juega con las hadas desde el arco iris, para agradecerlas que ella y su joven amante, permanezcan juntos toda la eternidad.
Algunos caminantes del bosque dicen haber visto una maravillosa jóven sobre ese precioso córcel, saltando sobre el arco iris y una nube llena de colores y aleteos detras y que se oyen unas alegres y felices risas como de niños pequeños...

Mari-Leo.M B.

domingo, 3 de noviembre de 2013

LA MAGIA DE LAS HADAS ..NO DEJES DE VER ESTE BONITO VIDEO!!


                            Donde esté un bonito sueño que se quite la cruda realidad...Los sueños, sueños son, pero de algunos no deseo despertar.
                    

martes, 29 de octubre de 2013

EL FANTASMA ENAMORADO



El Fantasma Enamorado... de Paté de Fúa 
 

Cuando vuelan murciélagos, 
por los cielos en la oscuridad
y la luna sobre el panteón, 
cubre a los que descansan en paz.

De una tumba suele asomar
un fantasma que busca el amor 
de la hermosa y angelical 
joven hija de un enterrador.

Cuentan que sale a vagar 
en cementerio y al anochecer
entre tumbas y bóvedas 
marcha en busca de aquella mujer.

Añorando aquel corazón
que tenía cuando era un mortal
el fantasma en su decepción
roba flores de algún funeral.

Antes de que se asome el sol
a la fosa tendrá que volver
y enterrarse con la ilusión
de encontrar a esa hermosa mujer.

Sueña así desde el cajón
que va una nueva familia forjar
y en alguna otra dimensión
un pequeño fantasma criar..

miércoles, 25 de septiembre de 2013

LAS HIJAS DEL VIENTO DEL NORTE: UNA BONITA TRADICIÓN ESCOCESA

El viento del norte tenia tres hijas:
se llamaban Pies Blancos, Alas Blancas y Manos blancas. Cuando estas tres hermanas vinieron a nuestro mundo procedentes de sus palacios invisibles, eran tan hermosas que muchos mortales murieron al contemplarlas, mientras que otros no osaron mirar, pero huyeron aterrorizados a bosques y lugares oscuros.


Así que cuando estas tres hijas del Gran jefe vieron que eran demasiado radiantes para los ojos de los humanos, se desvanecieron con los rayos del sol al atardecer y se reunieron con Ollathair. Cuando, a través de los rayos del sol al amanecer, volvieron, ellas no eran visibles para ningún hombre, y en todos los siglos que llevan en la tierra, no han podido ser vistos por ningún ojo humano.

¿Cómo sabemos entonces que existen, estas tres hijas del viento del Norte?. Ellas eran conocidas en la antigüedad, y son todavía conocidas en la actualidad, sólo por los blancos pies de una de ellas pisando las olas del mar; por el brillo blanco y el crujido de miríadas de plumas volando sobre valles y colinas y las casas de los hombres.

Y por el silencio de ensoñación con el que la tercera descansa en las aguas, y el viento que mueve las copas de los árboles, desde el helecho hasta el arroyo que baja de la montaña rodeando las rocas y los fresnos como si fuera una bufanda.

Sólo las conocemos por la huella que dejan a su paso. Y les llamamos Viento Polar, Nieve y Hielo, en lugar de por sus nombres antiguos, como se les conocía en los albores del día, como Pies Blancos, Alas Blancas y Manos Blancas.

lunes, 22 de julio de 2013

PULGARCITA UNO DE MIS CUENTOS FAVORITO CUANDO ERA PEQUEÑA

                                 PULGARCITA

Cierta vez hubo una mujer que deseaba muchísimo tener un hijo, sin que le fuera concedida la realización de ese deseo. Finalmente fue a hablar con un hada y le dijo:
-Mi mayor ambición es tener un niñito. ¿Puedes decirme dónde podría encontrar uno?
-Eso es fácil de resolver -contestó el hada-. Aquí tienes un grano de cebada de una clase muy diferente de aquella que crece en los campos y que se echa de comer a los pollos. Plántala en esa maceta y verás lo que pasa.
-¡Gracias! -respondió la mujer, y dio al hada doce monedas de cobre, que era el precio de la cebada.
Luego se fue a su casa y la plantó. Enseguida creció una flor hermosa y grande, de aspecto semejante al de un tulipán, pero con pétalos tan apretados como si fuera todavía un pimpollo.
"La flor es muy linda" -dijo la mujer, y dio un beso a los pétalos dorados y rojos. Al hacerlo, la flor se abrió, y la mujer vio que se trataba realmente de un tulipán.

Dentro de la flor, sobre los verdes y aterciopelados estambres, estaba sentada una delicada y graciosa doncellita, cuyo tamaño era escasamente la mitad del largo de un dedo pulgar. Al verla tan pequeña, le dieron el nombre de Pulgarcita. 
A modo de cuna le trajeron una cáscara de nuez, elegantemente pulida, con un colchón de pétalos de violeta y otro de rosa como colcha. Allí dormía por la noche, pero durante el día jugueteaba en la mesa, donde la mujer colocaba un plato lleno de agua; alrededor del plato ponía flores, con los tallos sumergidos en el agua, y sobre ésta hacía flotar un amplio pétalo de tulipán que le servía a Pulgarcíta a manera de embarcación. La muchachita se sentaba en el bote y remaba de un lado a otro del plato, con dos remos hechos de cerda. Y era una visión encantadora. 

Pulgarcita cantaba con una voz tan suave y tenue que su canto era algo como nunca jamás se oyera antes. Una noche en que ella dormía en su camita, un sapo feo, grande y húmedo se introdujo a través de un vidrio roto de la ventana y saltó a la mesa sobre la cual estaba la cáscara de nuez y dentro de ella la niña bajo su pequeña colcha de rosa.
"¡Qué linda esposita para mi hijo!" -se dijo el sapo. Y con esto se llevó la cáscara de nuez con Pulgarcita dormida en su interior, y saltó por el agujero de la ventana al jardín.
El sapo y su hijo vivían en el borde fangoso de una ancha corriente de agua. El sapo joven era más feo aún que su padre. Al ver a la muchachita en su elegante lecho, sólo atinó a exclamar: "Croac, croac, croac".
-No hables tan fuerte, o se despertará -protestó el sapo viejo-. Y podría escaparse, pues es tan ligera como un plumón de cisne. La pondremos sobre una hoja de nenúfar, en la corriente. Será como una isla para ella, porque ¡es tan pequeña! y no podrá fugarse. Y mientras ella se queda allí nosotros prepararemos a toda prisa una habitación lujosa bajo el pantano, para que te la lleves a vivir cuando te hayas casado.
En el medio de la corriente de agua crecían unos nenúfares de anchas hojas verdes, que parecían flotar sobre el agua. La más grande de dichas hojas sobresalía de la superficie mucho más que las otras, y hacia ella nadó el viejo sapo llevando la cáscara de nuez en que Pulgarcita dormía aún.
La niña se despertó temprano aquella mañana, y al ver dónde se encontraba rompió a llorar amargamente. No podía ver nada más que agua a los lados de la gran hoja verde, y sin que hubiera manera alguna de llegar a tierra. Mientras tanto, el viejo sapo estaba muy ocupado bajo el pantano, decorando la habitación con junquillos y otras flores silvestres, para ponerla bonita y digna de su nuera. Luego se echó a nadar junto con su feísimo hijo hacia la hoja donde antes había colocado a la pobre Pulgarcita.
Deseaba llevarse la camita para colocarla en la cámara nupcial y que estuviera lista para cuando la joven la estrenara. Al llegar inclinó la cabeza en el agua y explicó:
-Este es mi hijo. Será tu marido, y ambos viviréis juntos y felices en el pantano, junto al agua.
-Croac, croac, croac -fue todo lo que pudo decir su hijo. Y ambos sapos tomaron la elegante camita y se alejaron nadando con ella, dejando a Pulgarcita enteramente sola sobre su hoja verde, sentada y llorando. La muchachita no podía soportar la idea de vivir en compañía del sapo viejo y con su feísimo hijo por marido. Los pececitos que nadaban a sus pies habían visto al sapo y oído lo que ella decía, y sacaban las cabecitas por sobre la superficie para contemplarla. En cuanto la vieron advirtieron que la niña era muy bonita, y los apenó el pensar que tendría que irse a vivir con los horribles sapos.
-No eso no debe ocurrir, nunca -dijeron, y se reunieron en el agua en torno del tallo verde que sostenía la hoja que servía de apoyo a la muchachita, y royeron la planta a la altura de la raíz con sus dientes. La hoja flotó a la deriva, alejándose en la corriente y llevándose a Pulgarcita lejos, fuera del alcance de los dos sapos.
Pulgarcita siguió así navegando, pasando a lo largo de muchas aldeas y ciudades. Los pájaros que la contemplaban al pasar cantaban "¡Qué hermosa criatura!" La hoja siguió bogando con ella, más y más lejos, hasta que tocó tierra en otro país. Una bonita mariposa blanca que venía revoloteando alrededor de Pulgarcita se posó por fin sobre la hoja. Aquello agradó a la muchacha, ahora que el sapo ya no podía alcanzarla, que las tierras por donde transitaba eran hermosas y que el sol brillaba sobre las aguas como oro líquido. Se quitó el cinturón y ató un extremo al cuerpo de la mariposa y otro a la hoja, que se deslizó así mucho más veloz que antes, llevando a su bordo a la niña. En eso estaban cuando pasó volando un gran abejorro, y en cuanto vio a Pulgarcita la asió con sus patas y voló con ella hacía un árbol. La hoja verde siguió flotando en el arroyo, a remolque de la mariposa, pues el animalito estaba atado a ella y no podía soltarse.
¡Oh, cómo se asustó la pequeña Pulgarcita al ver que el abejorro se la llevaba al árbol! Lo sintió más que nada por la bonita mariposa blanca atada a la hoja, que no podría liberarse y moriría de hambre. Pero al abejorro no le preocupó en absoluto el problema. Se sentó -con la joven a su lado- sobre una hoja del árbol, le dio a comer un poco de miel de las flores y le dijo que era muy bonita, aunque de ninguna manera tanto como la hembra de un abejorro. Un rato después todos los abejorros que vivían en el árbol se acercaron a visitarla. Se quedaron contemplando a la muchacha, y luego las jóvenes hembras dieron vuelta las antenas y dijeron: "Sólo tiene dos piernas. ¡Qué fea!"
-Y no tiene antenas -comentó otra.
-Y tiene la cintura muy delgada. Es como un ser humano. ¡Vaya si es fea! -dijeron todas las hembras de abejorro, aunque Pulgarcita era muy bonita.
El abejorro que había huido con ella creyó lo que decían los otros al afirmar que Pulgarcita era fea, y no quiso saber nada más con ella. Le dijo, pues, que podía irse adonde quisiera. Luego la bajó del árbol en sus alas, y la colocó sobre una margarita, donde la niña se quedó llorando ante la idea de que era tan fea que ni los mismos abejorros se interesaban por hablar con ella. Y era en realidad la más encantadora criatura que pueda imaginarse, tan tierna y delicada como el pétalo de una rosa.
Durante todo el verano la pobre Pulgarcita permaneció sola en la selva. Se tejió un lecho con hojas de césped y lo tendió bajo una ancha hoja para protegerse de la lluvia. Se alimentaba con la miel que sorbía de las flores, y bebía por la mañana el rocío de las hojas. Así transcurrió el verano, y luego el otoño, y finalmente llegó el invierno, el largo y frío invierno. Los pájaros que habían cantado para ella tan amablemente volaron todos; los árboles y las flores perdieron su frescura. La hoja de trébol bajo la cual vivía la niña estaba ahora arrugada y marchita, y casi no quedaba de ella más que un seco tallo amarillento. Experimentaba un frío terrible, pues sus ropas estaban llenas de desgarrones y además ella era tan tenue y delicada que poco le faltaba para helarse. Para colmo empezó a nevar, y los copos cayeron sobre ella como si sobre uno de nosotros cayera la nieve a paladas, pues nuestra estatura es la normal, y en cambio la de Pulgarcita no pasaba de dos o tres centímetros. Se envolvió en una hoja seca, pero ésta se rasgó por el medio, y no sirvió ya para retener el calor, de modo que la muchacha temblaba de frío.
Cerca del bosque donde ella estaba viviendo existía un vasto campo de trigo, pero el cereal había sido cosechado ya tiempo atrás, y no quedaba sino el rastrojo seco a ras del suelo helado. Pero para Pulgarcita era como abrirse paso a través de un enorme bosque. Por último llegó a la casa de una vieja ratita de campo que tenía su pequeña guarida bajo los rastrojos. La rata vivía allí cómodamente, rodeada de agradable calor, y con un buen granero lleno, una cocina y un comedor que eran cosa de ver. La pequeña Pulgarcita se detuvo en la puerta como una niña mendiga y suplicó le dieran un puñado de cebada, porque llevaba sin comer bocado casi dos días.
-¡Pobre niña! -exclamó la anciana rata de campo, que era ciertamente de buenos sentimientos-.
Entra en mi habitación, al calor, y cena conmigo.
-Y le agradó tanto Pulgarcita que añadió-: Serás bienvenida si quieres quedarte conmigo todo el invierno. Pero tendrás que asear mis habitaciones y contarme cuentos, pues me gusta sobremanera oírlos.
Pulgarcita hizo todo lo que la rata de campo le había pedido, y se encontró muy cómoda en la casita.
-No tardaremos en tener un visitante -dijo un día la rata-. Mi vecino suele venir a verme una vez por semana. Es más bondadoso aún que yo. Tiene una casa amplia, y viste una hermosa levita de terciopelo. Si lograras tenerlo por esposo te encontrarías muy bien provista. Pero es ciego, de modo que tendrás que contarle algunos de tus más bonitos cuentos.
Pulgarcita no se sintió interesada en absoluto por la persona del vecino, pues éste era un topo.
-Es muy rico y muy instruido, y su casa es veinte veces más grande que la mía -insistió la ratita.
El topo vino al fin, vestido con su levita de terciopelo negro. Era rico y culto, sin duda, pero apenas podía hablar del sol y de las flores, pues no los había visto jamás. Pulgarcita tuvo que cantarle algunas canciones de su repertorio. Y el topo se enamoró de ella al oír aquella encantadora voz, pero no dijo nada todavía, pues era extremadamente cauteloso.
No mucho tiempo antes, el topo había excavado bajo tierra una larga galería que comunicaba la vivienda de la rata de campo con la suya propia. La rata y Pulgarcita recibieron permiso de pasear por aquella galería cada vez que lo desearan. El topo les previno que no se asustaran por la vista de un pájaro muerto que yacía en el pasaje, en perfecto estado de conservación, con su pico y sus plumas, lo que indicaba que no debía de llevar sin vida más que algunos días.
El topo sostuvo en la boca un trozo de madera fosforescente que brillaba como una brasa en la oscuridad y avanzó delante de Pulgarcita y de la rata, guiándolas por el largo pasaje. Al llegar al sitio donde yacía el pájaro muerto, el topo empujó el techo con su ancha nariz, la tierra cedió, y quedó abierto un gran boquete por el cual entró la luz del día. -En el centro del piso estaba una golondrina inerte, con sus hermosas alas plegadas, y la cabeza y las patas escondidas bajo las plumas. Era visible que la pobre avecita había muerto de frío, cosa que entristeció mucho a Pulgarcita, pues la niña sentía gran afecto por los pájaros que habían cantado para ella tan hermosas melodías todo el verano. Pero el topo hizo a un lado el animalito con sus patas torcidas y dijo:
-Ya no cantará más. ¡Qué triste ha de ser el haber nacido pájaro! Me alegro de que ninguno de mis hijos vayan a ser nunca animales que no saben sino chillar: "Pío, pío", y que siempre acaban muriéndose de hambre en el invierno.
-Sí, todo eso es muy cierto, inteligente topo -exclamó la rata de campo-. De qué sirven tantos gorjeos si al llegar el invierno uno se hiela o se muere de hambre? Y sin embargo los pájaros son de ascendencia ilustre, tengo entendido.
Pulgarcita no respondió, pero cuando los otros dos dieron vuelta la espalda, ella se inclinó sobre el pájaro, apartó las plumas que cubrían la cabecita y le dio un beso en los cerrados párpados.
"Quizá sea éste el que me cantaba tan dulcemente durante el verano -dijo-. ¡Cuánto me alegraba tu canto, preciosa avecilla!"
El topo volvió a cerrar el agujero por donde penetraba la luz del día y acompañó a casa a los dos damas.
Aquella noche Pulgarcita, que no podía dormir, se levantó de la cama y entretejió una amplia y hermosa colcha de heno. Luego la llevó adonde estaba la golondrina muerta y la extendió sobre el cuerpo del ave, junto con unas flores de las que había en la habitación de la rata. La colcha era suave como de lana, y Pulgarcita la ajustó a cada lado del pájaro como si quisiera que éste pudiera tener algo de calor sobre la fría tierra.
"Adiós, hermosa avecita -dijo-. Gracias por el delicioso canto con que me obsequiaste en el verano, cuando los árboles estaban verdes y el cálido sol brillaba sobre nosotros".
Al decirlo apoyó la cabeza sobre el pecho del ave, e inmediatamente se sintió alarmada. Porque le pareció que como si dentro del pequeño cadáver algo estuviera haciendo "tum, tum". Era el corazón de la golondrina, que no estaba muerta realmente, sino entumecida por el frío, y que con el calor había empezado a volver a la vida.
Al llegar el otoño, las golondrinas vuelan hacia los países cálidos; pero si ocurre que alguna se retrasa y es alcanzada por el frío, se hiela y cae como muerta, y allí se queda hasta que la cubre la nieve. Pulgarcita temblaba de miedo, muy asustada, porque el ave era grande, mucho más grande que ella, que sólo medía un par de centímetros. Pero trató de hacer valor, arropó mejor a la golondrina y luego trajo una hoja que le servía a ella misma de cobertor y la colocó sobre la cabeza del pájaro. A la noche siguiente se levantó de nuevo a escondidas y fue a ver a su protegida. La encontró con vida, pero extremadamente débil, tanto que sólo pudo abrir los ojos un momento para mirar a Pulgarcíta.
-Gracias, hermosa niña -dijo la golondrina enferma-. He estado tan bien con el calor que me proporcionaste que pronto recobraré mis fuerzas y podré volar hacia las tierras donde calienta el sol.
-¡Oh! -exclamó Pulgarcita-. Hace mucho frío afuera, con la nieve y la escarcha. Quédate en tu cama caliente; yo cuidaré de ti.
Le llevó a la golondrina un poco de agua en el cáliz de una flor. El ave le contó que se había lastimado una de sus alas en una zarza, por lo cual no pudo volar con tanta presteza como sus compañeras que ya estarían a gran distancia en el camino hacia los países cálidos. Por último había caído en tierra, luego de lo cual no recordaba nada más. Ignoraba cómo llegó al lugar donde la encontraron.
El ave permaneció bajo tierra todo el invierno, y Pulgarcita la alimentó con cariño y cuidado, sin que el topo ni la rata de campo supieran nada, pues a ellos no les gustaban las golondrinas.
No tardó en llegar la primavera y el sol empezó a caldear la tierra. Entonces la golondrina se despidió de Pulgarcita, y ésta abrió el agujero que el topo había practicado en el techo. El sol brilló sobre ambas con tal esplendor que la golondrina invito a la niña a partir con ella, sentada en su lomo, y volar las dos juntas hacia los bosques verdes. Pero Tiny, sabía que la rata de campo se entristecería mucho si su protegida la abandonaba de semejante manera, y respondió:
-No; no es posible.
-¡Adiós, entonces! ¡Adiós, bondadosa y hermosa doncellita! -Y la golondrina emprendió vuelo en la luz del sol.
Pulgarcita se quedó mirándola, mientras las lágrimas le brotaban de los ojos, porque la niña quería mucho a la golondrina.
La niña se quedó muy triste. Ella no podía salir al calor y la luz del sol. El cereal sembrado en el campo que rodeaba la casa de la ratita había crecido tanto que constituía un espeso bosque para Pulgarcita, con su pequeña estatura de un par de centímetros.
-Tienes que casarte, Pulgarcita -dijo un día la rata de campo-. Mi vecino ha pedido tu mano. ¡Qué suerte para una niña pobre como tú! Ahora vamos a preparar tu ajuar de bodas. Tiene que ser de lana e hilo. No debe faltarte nada cuando seas la esposa del topo.
Pulgarcita tuvo que hilar lino y lana, y la rata de campo contrató dos arañas para que tejieran día y noche. Todas las tardes el topo venía de visita y hablaba sin cesar del buen tiempo en que habría pasado ya el verano. Entonces fijaría la fecha de su boda con Pulgarcita, pero ahora el calor del sol, era tanto que abrasaba la tierra y la ponía dura como una roca. Sí; se casarían cuando acabara el verano, pero eso a Pulgarcita no le agradaba, pues no abrigaba simpatía ninguna por el cansador topo. Todas las mañanas al salir el sol, y todas las tardes a la hora del crepúsculo, se deslizaba afuera, a la puerta, y cuando el viento apartaba las hojas en el campo sembrado, ella contemplaba el cielo azul y pensaba en lo hermoso que era aquello y en cuánto le agradaría ver de nuevo a su querida golondrina. Pero ésta no volvió. Para aquel entonces ya se habría internado a gran distancia en los hermosos bosques verdes.
Cuando llegó el otoño, Pulgarcita tenía ya su ajuar listo. El topo le dijo:
-Dentro de cuatro semanas tendrá lugar la boda.
Pulgarcita lloró, y dijo que nunca se casaría con el desagradable topo.
-¡Tonterías! -exclamó la rata de campo-. No seas porfiada, o te morderé. Es un topo muy buen mozo. Ni la reina usa terciopelos y pieles más hermosos. Su cocina y sus graneros están llenos de provisiones. Debieras estar agradecida por tan buena suerte.
De modo, pues, que se fijó el día de la boda, en que el topo se llevaría a Pulgarcita a vivir con él a las profundidades de la tierra, donde nunca volvería a ver más el cálido sol que a él no le agradaba. La pobre niña se sentía muy desdichada ante la idea de decir adiós al hermoso sol, y como la rata de campo le había dado permiso para salir a la superficie, así lo hizo una vez más para despedirse del astro.
-¡Adiós, brillante sol! -exclamó, extendiendo hacia él los brazos. Y se adelantó algunos pasos alejándose de la casa. El cereal ya había sido cosechado, y sólo quedaba en los campos el rastrojo seco-. ¡Adiós, adiós! -repetía, abrazando a una florecilla roja que estaba a su lado-. Despide por mí a la pequeña golondrina, si es que vuelves a verla.

-Pío, pío -sonó una voz, de pronto, a sus espaldas. Pulgarcita se volvió y levantó la cabeza: allí estaba la golondrina, volando cerca de ella. Se quedó encantada al encontrar a Pulgarcita. Esta le expresó cuánto disgusto experimentaba al tener que casarse con el feo topo, para vivir siempre bajo la tierra y no volver a ver nunca más el esplendente sol. Y al decirlo lloraba.
-El invierno está ya acercándose -respondió la golondrina- y yo tendré que volar a los países cálidos. ¿Quieres venir conmigo? Puedes sentarte sobre mi lomo y asegurarte allí con tu cinturón. Y volaremos lejos del feo topo y de sus lóbregas habitaciones; lejos, por sobre las montañas, a los países cálidos donde el sol brilla con más fuerza que aquí; donde siempre es verano y las flores son más hermosas. Vuela conmigo, Pulgarcita. Tú me salvaste la vida cuando yo estaba helada en aquel corredor horrible y oscuro.
-Sí, me iré contigo -repuso Pulgarcita. Se sentó a lomos del pájaro, con los pies sobre las alas extendidas, y se ató con su cinturón a una de las plumas más fuertes.
La golondrina se alzó por los aires y voló sobre la selva y sobre el mar, mucho más arriba que las más altas montañas cubiertas de nieves eternas. Pulgarcita hubiera muerto helada en el frío aire de las alturas, de no guarecerse bajo las plumas del ave, dejando sólo al descubierto su cabecita para poder admirar las hermosas comarcas por sobre las cuales pasaban. Por fin llegaron a los países cálidos, donde el sol brilla con más fuerza y el cielo parece mucho más alto. Aquí y allí, en los cercos, a los lados del camino, crecían vides con racimos negros, blancos y verdes. De los árboles, en el bosque, pendían limones y naranjas, y el ambiente llevaba fragancia de mirtos y azahares. Por los senderos del campo correteaban hermosos niños, jugando con grandes y alegres mariposas. Y a medida que la golondrina volaba más y más, cada lugar parecía más amable aún.
Por último se detuvieron junto a un lago azul a cuya orilla, a la sombra de un bosquecillo de árboles de un verde muy intenso, se erguía un palacio de deslumbrante mármol blanco, reliquia de tiempos pretéritos. Alrededor de sus elevadas columnas se apiñaban las vides, y en las cornisas se veían muchos nidos de golondrinas, uno de los cuales era precisamente el hogar de la que había transportado a Pulgarcita.
-Esta es mi casa -dijo la golondrina-. Pero no es aquí donde te convendría vivir. No estarías cómoda. Será mejor que te elijas una de esas bonitas flores, y yo te depositaré sobre ella. Allí tendrás todo lo que puedas desear para ser feliz.
-¡Será maravilloso! -exclamó ella, aplaudiendo de alegría.
Sobre el suelo había una gran columna de mármol que al caer se había partido en tres pedazos, entre los cuales crecían las flores blancas más grandes y hermosas. La golondrina descendió con Pulgarcita sobre uno de los anchos pétalos. ¡Y cuál no sería su sorpresa al ver en el centro de la flor un tenue hombrecito, tan blanco y transparente como si estuviera hecho de cristal! 
Tenía sobre la cabeza una corona de oro, y en los hombros delicadísimas telas, y su tamaño no era mucho mayor que el de Pulgarcita. Era uno de los silfos, o espíritus de las flores; precisamente el rey de todos ellos.

-¡Qué hermoso es! -susurró Pulgarcita al oído de la golondrina.
El pequeño príncipe temió al principio la presencia del pájaro, que era como un gigante al lado de una criatura tan delicada como él. Pero al ver a Pulgarcita quedó encantado, y se dijo que era la más hermosa doncella que hubiera visto nunca. Entonces se quitó de la cabeza la corona de oro y la colocó sobre la de la niña; le preguntó su nombre y también si quería ser su esposa y reinar con él sobre las flores.
Ciertamente, aquél era un esposo muy diferente del hijo del sapo, o del topo con su levita de piel y terciopelo. De modo que Pulgarcita dijo: "Sí" al apuesto príncipe.
Entonces todas las flores se abrieron y de cada una de ellas salió un minúsculo caballero o una damisela pequeñita, tan bonitos todos que era una delicia mirarlos. Cada uno ofreció a Pulgarcita un regalo, pero el mejor fue un par de hermosas alas que habían pertenecido a una gran mosca blanca. Se las prendieron a Pulgarcita en los hombros de manera que pudiese ella también volar de flor en flor. Luego hubo una fiesta y a la pequeña golondrina le pidieron que cantara un himno de bodas, a lo cual accedió ella lo mejor que pudo. Pero su corazón estaba triste, pues quería mucho a Pulgarcita y hubiera deseado no separarse nunca de ella.
-Ya no te llamarás más Pulgarcita -dijo el silfo-. No me gusta ese nombre; tú eres demasiado linda para llamarte así. En adelante tu nombre será Maya.
-¡Adiós, adiós! -dijo la golondrina, con el corazón apenado, y partió de los países cálidos para volver a Dinamarca. Allí tenía otro nido, en la ventana de una casa en la que habitaba el narrador de historias. La golondrina cantó: "Pío, pío", y de esa canción surgió el presente relato.
..Autor: H. C. Andersen

ESTOY EN TODO COLECCIÓN

ESTOY EN TODO COLECCIÓN
MIRA LAS OFERTAS

Archivo del blog

Mi lista de blogs

DUNALUNA EN GOOGLE +.... diferente Y SORPRENDENTE