Seguidores

TU BÚSQUEDA

Búsqueda personalizada

lunes, 24 de marzo de 2014

LEYENDA DE LA NINFA QUE SE CREYÓ ABANDONADA POR SU AMANTE Y LA VENGANZA QUE ELLA LLEVÓ A CABO, CONTRA SU ENAMORADO DE NOMBRE COVILL.

Se cuenta en Escocia, que en una ocasión, una ninfa habitaba un  tranquilo estanque y que  a veces con forma de precioso pez, y otras en la de una bella doncella tan grácil como los abedules que se contoneaban junto al agua.
Aunque nadie pudo nunca averigüar como pasó, sedujo a un joven y apuesto mozo del pueblo, que se llamaba Covill, y que acabó abandonando a los suyos para estar con ella en la laguna.
Durante todo un verano gozó de un placer infinito en los brazos de la ninfa, yaciendo entre los árboles.
Y de no haber sido por su familia, que concertó su matrimonio con una mujer mortal tan risueña y alegre como el mismísimo verano, hubiese desperdiciado su vida de esta manera.
Después de la boda, Covill permaneció a su lado durante algunos días, aparentemente ajeno a los hechizantes peligros del otro mundo.

Pero, sin saberlo su esposa le hizo caer de nuevo en las redes de la doncella de las aguas.
Había oído hablar de sus citas.
Una tarde, en el jardín de la casa de sus padres, le pidió que no volviera al estanque.

Covill miró fijamente a su dama y en medio de ese decorado, acudió a su mente la imagen del estanque de la montaña, con sus delicados abedules, y la del pelo suelto y los ojos marrones y sonrientes de la ninfa.
Covill abandonó a su mujer y regresó al estanque.

En su hogar de las tierras altas, la ninfa de las aguas le estaba esperando, casi invisible entre los nenúfares.
Atusándose el pelo, le preguntó:
-¿Te gusta mucho tu nueva dama, joven Covill?- dijo con suavidad.
El respondió que no y la abrazó, pero la ninfa sólo le sonreía: una sonrisa tan fría como el agua que vigilaba.
-¿No te duele la cabeza, joven Covill?
De repente notó un dolor tan intenso en sus sienes que le saltaron las lágrimas de los ojos.
-Corta un pedazo de mi vestido y envuélvete la cabeza, su magia te aliviará el sufrimiento.

Así lo hizo. Con su cuchillo cortó una tira del blusón que llevaba puesto la ninfa, mientras ella le observaba con ojos inexpresivos.
Como si fuese una cuerda de hierro, la seda se hincó en su cráneo, cada vez con más fuerza, hasta que el hueso se quebró y brotó sangre de sus oídos.
Sus pies vacilaron mientras clavaba los dedos en la venda de la ninfa, intentando quitársela, pero sólo consiguió que se apretara más.
Se volvió hacia ella cuchillo en ristre, pero la ninfa se alejó rápidamente, ligera como las gotas de agua.

Se detuvo un instante al borde del estanque y dijo:-Está muy mal joven Covill, abandonarme por una doncella mortal.
-El muchacho cayó al suelo enloquecido de dolor y la ninfa se sumergió en la laguna.

Cuando por fin los amigos de Covill salieron a buscarle, le encontraron ahogado. Nada pudieron ver en el estanque, exceptuando el airoso coleteo de un hermoso pez.

jueves, 20 de marzo de 2014

AMAZONAS GUERRERAS. MUCHO MÁS QUE UNA LEYENDA





Guerreras reales, leyenda, mujeres de armas tomar. Lo cierto es que en cada época de nuestra dilatada historia han existido mujeres que han desafiado el poder del rodillo masculino con sus mismas armas. Tal vez porque defendían aún sin saberlo el origen de todo: el culto a lo femenino, a la generación, a la Madre Tierra.

Vamos a hacer un repaso por todos los continentes y veremos como las tradiciones, historias y relatos sobre amazonas o mujeres guerreras son innumerables.
.

En África primero. En Egipto la reina Ahotep, fundadora de la dinastía XVIII, quien en el año 1550 a.C. reunió un ejército y se puso al mando del mismo para luchar contra los hicsos. La faraona Hatsepsut del siglo XV a. C., quien murió en la lucha por el trono contra el ataque de su sobrino. La reina Arsinoe III quien luchó en la batalla de Rafia junto a su marido en el siglo III a.C. contra Antíoco IV el grande de Siria.

  • En Etiopía Herodoto menciona a la reina Candace en el siglo I a.C. que trató de reconquistar Egipto en manos de los romanos y fue vencida.
  • En el reino de Kusch, Sudán, existen unos relieves de la reina-diosa Aminitere matando enemigos en el templo del león de Naga.
  • Entre los cartagineses la diosa Tanit, versión de Astarté, era representada como guerrera.

  • En Argelia, en concreto entre los bereberes, la Señora tenía en exclusiva el derecho de llamar a la guerra, a la que iban las mujeres. Se conoce a la reina Dihja-Kahena, famosa por su valentía en la batalla. Dirigió a muchas tribus en el año 70 de la hégira en su lucha contra los árabes, a las que venció en un primer momento. Pero fue traicionada y cayó en combate en el lugar que se llama en su honor “Pozo de Kahena”.
  • En Benin existía una guardia personal del rey formada por amazonas, que desaparecieron en 1864 cuando el país (antiguo Dahomey) fue conquistado por los franceses.
  • En Eritrea también existían amazonas. Se conserva el recuerdo de la reina Gerania, quien según el mito fue convertida en grulla. Posiblemente se la pueda identificar con una colonización o emigración cuando se produjo cierta posición de la constelación del cisne.
  • En Zimbabwe, antigua Rodesia del sur, existen viejas imágenes femeninas con armas, en concreto una pintura rupestre de una cazadora llamada Dama Blanca de Damaraland.
  • En Uganda el rey Mtseba en el siglo XIX tuvo un ejército de amazonas. Y en Angola existieron también amazonas en el siglo XVII. Y la reina Anna Xinga dirigió un ejército vestida de hombre. Lo curioso es que el ejército estaba formado por hombres vestidos de mujer y con nombres femeninos, lo cual es bastante sugerente en el sentido, quizás, de apuntar a un recuerdo de ejércitos femeninos en épocas pasadas.
  • Y en algunos pueblos de Senegal", antes de la influencia islámica y cristiana, era la mujer quien cazaba. De aquella situación existe una película senegalesa de 1995 que fue emitida por televisión española.

En Asia también abundan los recuerdos “amazónicos”. Destaca la reina asiria Semíramis que fue deificada y que dirigió, en lugar de su esposo, el ataque de Bactres. También llegó a conquistar Egipto y Etiopía.

Entre las diosas tenemos a Tasmetu que luchó desnuda contra un toro y, curiosamente, “junto a” un león. Tuwata-Humbaba luchó y fue matada por el famoso héroe Gilgamesh. La diosa Anat que salvó al mundo del caos matando a Mot y Lotán. Luego la famosa diosa Tiamat a quien mató Marduk. Y otra diosa, Ninurta, a quien se acabó por cambiarle el sexo.

  • En Anatolia-Asia menor hay bastantes referencias a amazonas hititas y hurritas, que no sólo cazaban sino que eran atletas y dirigían ejércitos. Aparecen reflejadas en muchas monedas y esculturas, además del santuario de Yasili-Kaya. Uno de los más antiguos es el relieve de la Puerta de Hattusas (actual Bogazköy), donde aparece una guerrera con yelmo, falda corta, cinturón y espada curva y empuñando el atributo de las amazonas: el hacha de dos filos. 
  • De estas representaciones dice Pijoán: “Garstang sin vacilar, les supone de sexo femenino identificándolas con amazonas... Recordemos que, según la leyenda clásica, Hércules arrebató su preciosa arma, el hacha de dos filos, a Hipólita, reina de las amazonas. La situación del reino de las amazonas coincide, en la vaga geografía de los poemas homéricos, con el emplazamiento de las ruinas de Bogaz-Kioi. Príamo, rey de Troya, en su juventud luchó contra las amazonas para defender a los frigios”.
  •  Entre los hebreos del siglo XIII a.C. y a pesar de la fuerte impronta cultural patriarcal de este pueblo, existieron mujeres guerreras como por ejemplo la guerrera y profetisa Deborath, capitana del ejército judío que luchó -y venció- contra los cananeos. Y Jael que mató a Sísara jefe de los cananeos clavándole un clavo (como se cuenta en el libro de los jueces. O Judith que liberó a los habitantes de Betulia al cortarle la cabeza al asirio Holofernes que sitiaba la ciudad.

También se conocen a reinas árabes que en torno a los siglos VIII-VII a.C. se enfrentaron a los asirios. Y amazonas nabateas (el pueblo constructor de la ciudad de Petra) aparecen representadas en la fachada del templo El-Khazné. Y la reina Zenobia de Palmira que venció varias veces a los romanos y extendió sus dominios considerablemente hasta ser vencida finalmente por Roma.

  • También islámicas son unas tumbas llenas de piedras y de trenzas de heroínas árabes que lucharon contra los egipcios y llegaron a recibir culto religioso. La princesa Aixa del siglo VII, tercera esposa del mismísimo Mahoma, cuando ya viuda y acompañada de otras mujeres combatió contra el califa Alí. Celma, heroína beduina que se opuso a la expansión islámica. Gazaleh hizo la guerra junto a su esposo defendiendo a los miembros de la secta de los jaridschitas contra otras sectas, y murió peleando. Y la reina persa Puran que guerreó contra los musulmanes en el siglo VII.
En la India existen referencias a una guardia femenina de los reyes de Angkor. La reina Cleofis del pequeño estado hindú de Balascia que defendió su reino contra la invasión de Alejandro el grande. Aunque fue vencida por él, Alejandro la admiró tanto que le devolvió el trono y tuvo un hijo con ella. Y en época de la colonización inglesa encontramos a la reina Chanda-Kur de Lahore que luchó contra los invasores aunque fue vencida.
  • Entre las diosas hindúes están por ejemplo la diosa Chamunda de múltiples brazos con armas que luchó y venció a los Asuras. Y la diosa Durga que aparece con casco cónico, cinturón y armada con escudo y espada aplastando a un búfalo. Y las 8 diosas Matris que lucharon contra gigantes. La diosa Parvati que se representaba con ocho brazos y con tridente, escudo, dos lanzas y corona.
  • En China también existen leyendas sobre mujeres que libraron a sus pueblos de bestias monstruosas.
  • En cuanto a Europa son innumerables las leyendas, los mitos y las historias sobre este tema. En el norte de Europa aparece el recuerdo de mujeres guerreras en varios cantos de Las Eddas. Por ejemplo la walquiria Brunilda y su lucha contra Sigfrido por quien fue traicionada y vencida. Las walquirias eran guerreras deificadas con significativos nombres como por ejemplo “guerrera enmascarada”, “guerrera sabia”...
  • Entre los eslavos existen leyendas de amazonas, algunas de las cuales aparecen como parte de la escolta de la diosa Noreia. Y la diosa del alba Zaria, considerada gran guerrera, que nace armada para dispersar las fuerzas de la noche.

En Gran Bretaña, Escocia e Irlanda está la amazona irlandesa Aifé, la guerrera Ness (nombre relacionado con el del lago y por lo tanto con su monstruo), la guerrera Fiacal instructora de caza y lucha, las escocesas Scatach y las guardianas de la isla Mona que lucharon contra la invasión romana. Pero entre todas destaca el nombre mítico de la diosa Moeve, que sería una denominación de la “Dama blanca” inspiradora de la poesía según Robert Graves por un lado y por otro uno de los nombres adjudicado a la reina de las hadas. Como reina Moeve era enemiga del rey del Ulster, destacando su heroísmo en la batalla aunque finalmente fue vencida. Tuvo varios esposos y numerosos amantes lo que apuntaría a la diosa Dama Blanca de Graves por su libertad sexual.
  • Entre los galos-daneses está la reina Rigani o la diosa Rhianon (éste último otra denominación de la Diosa blanca de Graves) que al frente de su ejército luchó contra su marido. O al menos eso es lo que se narra el caldero de plata hallado en Jutlandia, en el fondo de una marisma donde fue arrojada como ofrenda religiosa.
  • En Albania la reina Teuta en el siglo III a.C. que luchó contra los romanos.
  • Entre los etruscos (habitantes primitivos en Italia) existen diosas que se representan armadas. Por ejemplo en la tapadera de una vasija –Gualandi- junto a otros personajes en tamaño muy pequeño. Y la diosa Tinia de los rayos, tempestades y el trueno que aparece con lanza-rayo.
  • En Iberia guerreras desde el neolítico en enterramientos y representaciones de mujeres armadas. Por ejemplo en las estelas del II milenio a.C. como la de Santander (Collado de Sejos) con puñal y alabarda, o la de Tabuyo del monte en León con semicírculos, líneas en zigzag alrededor de la cabeza y con puñal. En Almodóvar la estela tartésica en la que aparece una cabeza femenina con falda corta, pecho cruzado en aspas y cinturón, con una jabalina en una mano y en la otra un escudo y un cuchillo corto. Está situada bajo una puerta adintelada llena de signos ibéricos. 

En América se conocen las indias que llenaban una chalupa contra las que combatió Colón. Y amazonas de la isla Matininó de las que dijo Colón: Y si parían niño, enviábanlo a la isla de los varones, y si niña dejaban la consigo”. En México está la reina Teotlalle esposa del emperador Moctezuma II. En Colombia, en la cultura Quimbaya, la mujer iba a la guerra y sus jefas llevaban ritualmente un casco de oro. En Ecuador están las llamadas amazonas por vivir a orillas del río del mismo nombre, que lucharon contra Orellana el conquistador español con arcos y flechas, al mando de su reina Calafia.

ESTOY EN TODO COLECCIÓN

ESTOY EN TODO COLECCIÓN
MIRA LAS OFERTAS

Mi lista de blogs

DUNALUNA EN GOOGLE +.... diferente Y SORPRENDENTE